sábado, 13 de junio de 2015

Reseña: La lluvia amarilla - Julio Llamazares.

Por fin puedo decir que estoy oficialmente de vacaciones.
Después de unas semanas horribles con exámenes finales, he acabado y con todo limpio, lo cual es genial. Ya tengo tiempo para mí, para descansar, y para volver con mis queridas series y libros, que tengo a mis amorcitos algo abandonados.



Titulo: La lluvia amarilla
Autor: Julio Llamazares
Páginas: 144
Editorial: Booket
Autoconclusivo.


SINOPSIS:

Andrés, el último habitante de Ainielle, pueblo abandonado del Pirineo aragonés, recuerda cómo poco a poco todos sus vecinos y amigos han muerto o se han marchado a la ciudad. Refugiado entre las ruinas, su anciana mente extraviada por la larga soledad, sufrida, imagina las sensaciones de quién pronto lo encuentre a él bajo el húmedo musgo que ha invadido las piedras, su historia y su recuerdo.


OPINIÓN PERSONAL:

Este libro ha sido un descubrimiento para mí, ya que ha sido mi profesor de lengua el que nos ha mandado leerlo para clases.

La lluvia amarilla nos cuenta la historia de Andrés, un hombre orgulloso que termina quedándose solo por su cabezonería. Él vive en Ainielle, pueblo que cada invierno las pasa canutas para poder sobrevivir, por lo que todos sus habitantes deciden marcharse a la ciudad, menos él, arrastrándo así a su mujer y a su perra a quedarse allí con él. Cosa que no lo servirá de mucho ya que al cabo de poco tiempo termina quedándose completamente solo.
La realidad de Andrés se ve trastornada a sus ojos marchitos, teñida sólo por aquella lluvia amarilla de muerte y recuerdos.
"Como arena, el viento sepultará mis ojos. Como arena que el viento ya no podrá esparcir. Como arena, el silencio sepultará las casas. Como arena, las casa se desmoronarán. Oigo ya sus lamentos. Solitarios. Sombríos. Ahogados por el viento y la vegetación."

Para ser sincera, este libro me ha costado bastante de leer, no porque sea denso ni mucho menos, sino por la soledad que trasmite. Es una sensación de agobio cada vez que lo lees. El autor consigue meterte de lleno en la historia, por lo que vives los sentimientos de Andrés como si fueran tuyos propios. Quizá es porque yo soy muy sensible, pero ha habido veces en las que he tenido que dejar el libro a un lado porque me agobiaba muchísimo.
También confieso que ha llorado tela en una de las últimas partes (los que lo hayáis leído seguro que me entendéis). Juro que ha podido conmigo.

Una de las características más destacables en la novela es el sentimiento de miedo de Andrés hacia la muerte. En los días en los que Ainielle aún está repleto de vida, él sabe que llegará el momento en el que él muera, pero no tiene miedo, simplemente lo sabe y lo asume. Pero una vez que todo a su alrededor empieza a morir, él muere también. Es increíble la intensidad con la que sentimos las personas, que buscamos motivos para vivir sin darnos cuenta de que nuestro mayor motivo deberíamos ser nosotros mismos. Pero como él dice, no tiene sentido seguir en vida si no tienes alguien con quien compartirla.

Aún sigo preguntándome cómo consigue Llamazares introducirte en ese penetrante baño de tristeza y melancolía.

Es de las historias más bonitas y más tristes que he leído, y considero que es uno de esos libros que hay que leer por lo menos una vez en la vida.
Sin palabras. 

VALORACIÓN:


No hay comentarios:

Publicar un comentario